¿Cuáles deben ser los niveles sonoros en nuestro entorno cotidiano?

¿Cuáles deben ser los niveles sonoros en nuestro entorno cotidiano?

21 mayo 2019

En nuestra vida cotidiana el silencio se ha convertido en un bien escaso, estamos continuamente rodeados de ruido que proviene, mayormente, del tránsito de los vehículos, de industrias cercanas y de obras para construcción o reparación urbanística.

El ruido es un sonido inarticulado, sin ritmo ni armonía, por lo que no es deseado y una exposición prolongada puede afectar a nuestra salud provocando estrés, ansiedad, irritabilidad, insomnio, cansancio, dolor de cabeza, mareos, hipertensión, tensión muscular, problemas cardíacos, pérdida auditiva (temporal, irreversible o progresiva) y acúfenos. Aunque, no todos consideramos los mismos niveles de ruido como molestos, ya que, es un valor muy subjetivo.

Primeramente, debemos especificar que el rango de audición humano va de 0 a 120 decibelios (dB), (siendo el 0 un sonido casi imperceptible, y 120 un umbral de dolor). A partir de 75dB puede ser dañino, dependiendo de la intensidad del sonido y del tiempo de exposición.

Entre este margen, los niveles sonoros de nuestro entorno deberían ser:

En casa: de 40 a 50 dB. Estos valores son propios de una habitación en silencio y de una conversación sin ruido ambiental o de fondo.

Para dormir, la OMS establece dos límites diferentes de ruido. Por una parte, el continuo, que no debe superar los 30dB, en caso de que exceda puede deteriorar la calidad del sueño y descanso, aunque no llegue a despertarnos. Por otro lado, si un sonido supera los 45 dB, aunque solo sea un instante, puede llegar a despertarnos.

En el trabajo: El nivel de confort son 60 dB, que equivale al ambiente habitual de una oficina. El máximo permitido en España son 85dB(A) para una jornada laboral de ocho horas, en caso de que la intensidad aumente en 3dB, se tiene que reducir a la mitad del tiempo que se está expuesto al ruido.

Paseando por la ciudad: Hay un intervalo de 50 a 90 dB dependiendo del tránsito de vehículos de la ciudad y de ruidos súbitos como cláxones, sirenas y alarmas.

Si usted es sensible al ruido porque le molesta fácilmente puede utilizar tapones protectores anti-ruido, a medida, ya que, atenúan las frecuencias de los ruidos y además, le permiten tener una buena comunicación.

Autora: Ester Rodriguez
Audioprotesista en su centro Salesa – Pau Claris