¿Insonorizar su ventana de forma casera?

La instalación de sistemas y cerramientos acústicos para el correcto aislamiento de estancias, viviendas o locales, no siempre resulta factible ya sea por motivos técnicos o económicos (para qué engañarnos, la segunda opción suele ser el motivo principal para la gran mayoría). Por ello, a través de nuestro portal queremos compartir algunas ideas prácticas para que podáis reducir los niveles de ruido en vuestro entorno de forma casera, un término por el que nos hemos decantado para entendernos entre nosotros y por no seguir abusando del “hazlo tu mismo”. En esta ocasión, veamos como insonorizar una ventana de forma casera.

Factores a considerar antes de Insonorizar una Ventana

Las soluciones planteadas a lo largo de este artículo carecen en su mayoría de ensayos de laboratorio, por lo que a pesar de poder justificarse su instalación o puesta en práctica, no pueden garantizar unos niveles de absorción o aislamiento determinados. Sin embargo, con la ayuda de un sonómetro o una aplicación para realizar mediciones acústicas, podremos comprobar por nosotros mismos los resultados que vamos logrando.

Por otra parte, tengamos en cuenta que con las acciones siguientes pretendemos mitigar la transmisión sonora a través de ventanas, sin que ello suponga alcanzar los niveles de aislamiento acústico deseados. Consideradas como los elementos arquitectónicos más frágiles de la fachada, las ventanas son puntos débiles que favorecen la entrada de ruido en nuestros hogares, pero veamos qué podemos hacer de forma casera.

Materiales Necesarios para Insonorizar una Ventana

El listado que detallamos a continuación, plantea una serie de materiales y elementos que no tienen por qué ser empleados por igual en todos los casos. Sin embargo, las soluciones acústicas que os aconsejaremos a lo largo de este artículo se basan en el uso de los materiales citados, por lo que se trata de determinar cuáles son las acciones que nos interesa aplicar para saber qué es lo que necesitaremos a fin de ejecutarlas.

Nota: Todos los materiales podrán adquirirse fácilmente en puntos de venta y distribución de materiales para la construcción, ferreterías y grandes almacenes orientados al bricolaje. Como de costumbre, los animamos a comparar precios y a no basar el resultado de sus esfuerzos en la inversión económica, sino en la calidad de los trabajos llevados a cabo para lograr unos niveles de aislamiento óptimos.

  • Cortinas pesadas de tela gruesa
  • Planchas de poliuretano (tipo icopor)
  • Espuma de poliuretano en bote (con cánula o para pistola si disponemos de ella)
  • Silicona (color acorde a carpintería de la ventana)
  • Lana mineral
  • Membrana acústica (lámina bituminosa)
  • Paneles de dm de 1 cm de espesor
  • Junta aislante (burlete autoadhesivo acorde a las características de la carpintería)

De nuevo, antes de adquirir los materiales especificados en el listado anterior, veamos cuáles son algunas de las opciones planteadas para mejorar el aislamiento de ventanas mediante métodos caseros, sin precipitarnos a la hora de gastar tiempo o recursos innecesarios. Del mismo modo, antes de aplicar todas y cada una de las soluciones que os planteamos a continuación, os recomendamos realizar una medición acústica en cada uno de los pasos que realicéis, no solo para comprobar la eficacia de las acciones llevadas a cabo sino además para decidir si será necesario aplicar el paso siguiente o no.

Pasos para el aislamiento acústico de una ventana (soluciones caseras)

Paso 1- Instalación de cortinas

Ya sea que las ondas de sonido del exterior se filtren por las ventanas de la vivienda a través de los cristales (transmisión por resonancia) o por las juntas de las hojas y el marco hasta el interior, la instalación de cortinas contribuirá notablemente a mitigar la transmisión de ruidos y la percepción de los mismos.

La idea consiste en interponer un elemento de cierta densidad entre emisor y receptor a modo de barrera acústica, por tanto las cortinas deberían ser cuanto más pesadas mejor. Si en lugar de colocar una sola cortina combinamos dos juntas, lograremos mejores resultados logrando además un punto decorativo extra.

Por otra parte, dadas las propiedades fonoabsorbentes inherentes a un material textil con cierta porosidad y las ondulaciones que pueden adoptar las cortinas al colgar, esta solución nos ayudará además a mejorar la calidad sonora de cualquier estancia controlando las reverberaciones causadas por el ruido.

Nota: En consonancia con la solución recomendada, en la que procuraremos mejorar el nivel de aislamiento acústico mediante la instalación de cortinas, les sugerimos además la retirada de elementos tales como espejos y cuadros con vidrio situados frente a las ventanas, ya que las superficies acristaladas reflejan el sonido con mayor facilidad y favorecen la formación de molestas reverberaciones.

Paso 2- Sellado de fisuras y juntas

En consonancia con el paso anterior, donde especificábamos que las juntas de las hojas y el marco de la ventana son puntos frágiles por el que se filtra el sonido con una mayor facilidad, es obvio que procuremos por tanto un correcto sellado de tales fisuras mediante algunas de las soluciones siguientes.

Empezando por el exterior, comprobaremos la calidad del sellado de la carpintería a la obra, cubriendo de ser preciso las juntas con espuma de poliuretano si disponemos del espacio suficiente o con silicona para fisuras menores. En algunos casos, podremos incluso aplicar ambas soluciones siguiendo el mismo orden.

Nota: En casos extremos, en los que la separación de la carpintería con la obra de lugar a grandes espacios (quizás por el deterioro de la instalación de las ventanas), rellenaremos antes los huecos a cubrir con lana mineral para mejorar el aislamiento en combinación con la espuma de poliuretano.

Una vez selladas las juntas del exterior, realizaremos la misma comprobación en el interior de la vivienda, aplicando los mismos métodos para mitigar el traspaso de ruidos a través de los marcos de la ventana y garantizar así unos niveles de aislamiento acústico más eficientes.

Finalmente, solo nos quedará comprobar las juntas de las hojas de las ventanas. Para ello, haremos uso de las juntas aislantes de goma autoadhesivas (o burletes de goma), que colocaremos tanto entre las hojas de la ventana y el marco como en las juntas de las hojas para mejorar la estanqueidad de la ventana.

Nota: Cualquier trabajo que vaya a realizarse en una ventana requiere de unas medidas de seguridad aún mayores, así que les rogamos ser cautos y no arriesgar ni su salud ni la salud de otros (alto riesgo de caída de objetos al vacío en zonas transitadas).

Nota: Recordar seguir tomando mediciones acústicas para la comprobación de la eficiencia de los trabajos realizados (medalla al canto cuando avancemos), planteándonos además la necesidad de aplicar el siguiente punto o no.

Paso 3-Aislamiento de registros de persiana

Sea cual sea la solución acústica que decidamos aplicar para mitigar el traspaso de sonido a través de las ventanas (incluso si instalamos nuevas ventanas con aislamiento acústico), los registros de las persianas son otro de los puntos más débiles por los que se filtran elevados niveles de ruido.

Una de las soluciones más recurrentes para mitigar el traspaso de ruido exterior por los registros, es utilizar materiales tales como el Icopor o las lanas minerales de gran densidad para cubrir el hueco entre la persiana y la tapa del registro (siempre y cuando el espacio nos lo permita).

Nota: Una vez abierta la tapa del registro para la colocación de tales materiales a modo de barrera acústica, antes enrollaremos por completo la persiana para comprobar el espacio real del que disponemos, evitándonos así riesgo alguno de atascar la persiana o incluso de estropear el mecanismo en conjunto.

En algunos casos, el espacio disponible en el interior del registro no nos permitirá la instalación de material alguno para mejorar el aislamiento de la ventana. En tales situaciones, estudiaremos la posibilidad de forrar con Icopor la tapa exterior del registro, cubriendo posteriormente la plancha con una chapa de aluminio.

Nota: Tanto las planchas de Icopor como el conjunto de lanas minerales, ofrecen un amplio catálogo de espesores y densidades distintas. Recordemos que para obtener buenos resultados en aislamiento acústico, nos decantaremos siempre por materiales de alta densidad más que de gran espesor.

En este caso, una plancha de Icopor de 40 mm de espesor de 150 Kg/m3, será mucho más eficiente que una de 80 mm de espesor y 80 kg/m3, a parte que reducirá el grosor necesario para aplicar el material tanto en el interior como el exterior del registro de la ventana.

Por último, algunas casas comercializan productos y materiales específicos para mejorar el nivel de aislamiento acústico de un registro de ventana, ofreciendo ventajas tales como un rendimiento superior y una mayor facilidad para la instalación en la mayoría de casos.

Paso 4- Aislamiento de los cristales

Aquellos que tengan instaladas ventanas antiguas de un solo cristal (pero antiguas, antiguas…), ya se habrán dado que su principal problema es la cantidad de ruido que se transmite a través de los cristales (de nuevo, transmisión por resonancia), por lo que no tendremos más alternativa que cubrir los cristales como sea.

A partir de aquí, francamente todo vale (se aceptan propuestas). Llegados a puntos extremos de estrés, debido a problemas para conciliar el sueño en la mayoría de casos, cualquier solución que esté a nuestro alcance será apropiada si funciona, o si no que nos lo digan aquellos que no pueden dormir.

De lo que se trata es de anteponer cualquier barrera entre el cristal y la estancia cuanto más densa y pesada mejor, siendo muchos los que recurren incluso a colocar un colchón pesado contra la ventana para percibir unos niveles inferiores de ruido. Nosotros, sin embargo, os proponemos algo un poquito más efectivo.

Parecido a los sistemas acústicos que emplearíamos para la insonorización de barandas mediante un trasdosado autoportante, en este caso diseñaremos una serie de porticones acústicos para su posterior instalación en la parte interior de las ventanas, adaptando su diseño a nuestra situación personal.

Las ventanas podrán componerse por dos planchas de dm de 1cm de espesor con una lámina bituminosa entre medio. En la cara que quede en contacto con los cristales, colocaremos las planchas de Icopor de forma que queden ajustadas a las dimensiones de cada cristal o encajadas a cada uno de los huecos.

Para la posterior sujeción de los porticones, podremos sostenernos y ajustarlos a las ventanas ya sea mediante su fijación con bisagras, cáncamos y alcayatas, o cualquier otro sistema práctico para una cómoda colocación y retirada según nuestras necesidades (entrada en escena de los buenos “manitas”).

Nota: Ésta última recomendación, mejorará además el grado de aislamiento térmico de la estancia y nos servirá además para impedir la entrada de luz, por citar de algunas ventajas secundarias. Por otra parte, las planchas de dm vistas podrán pintarse según preferencias e incluso decorarse con molduras de madera.

Consejos Finales

Aquellos que no puedan siquiera invertir en los materiales mencionados en el listado inicial, podrán hacer uso de su ingenio y aprovechar quizás algunos artículos que tengan por casa. En lugar de unas cortinas pesadas de gran densidad, podrán hacer uso de un edredón viejo, por poner un ejemplo. Recordemos que la inversión económica no siempre está en relación directa con los resultados obtenidos.

Este artículo por tanto, tan solo plantea algunas de las soluciones caseras que podremos aplicar para mejorar el aislamiento acústico de una ventana, existiendo otras muchas alternativas que os animamos a innovar y ejecutar por vuestra propia cuenta. Dejando quizás un poquito de banda las cuestiones estéticas, aunque no tiene por qué, de lo que se trata en casos extremos es de mejorar el estado de bienestar en nuestros hogares y lograr así una mayor calidad de vida.

No todos podemos permitirnos algunas de las soluciones acústicas que se nos plantean para solucionar los problemas de ruido que acusamos a diario en nuestras viviendas, pero eso no debería desanimarnos a probar algunas de las soluciones planteadas en este y otros artículos relacionados con la aplicación de soluciones acústicas caseras o “low cost” (de bajo coste, para que nos entendamos), ¡así que ánimo y a probar!

Comparte y obten el 5 % en tu compra